Harina de almendras

 

L@s que nos conocéis, nos leéis y seguís, sabéis que siempre optamos por alimentos naturales, completos, sin refinar ni procesar. Que preferimos el grano entero y siempre que sea posible utilizarlo recién molido, como en el caso de la receta de crepes de trigo sarraceno.

El trigo común lo hemos eliminado desde el principio de nuestra incursión por este estilo de vida más saludable debido a que es un alimento modificado desde la transformación de su semilla, para así obtener una producción más rentable en la industria. Han cambiado todas sus características y hibridar su semilla y modificarla genéticamente ha traído consecuencias no solo a nivel ambiental sino también directamente relacionadas con nuestra salud. Verás que cuando tenemos que utilizar harinas para bizcochos, de manera general optamos por otros cereales sin gluten o la espelta. Se puede decir que la espelta es la prima del trigo que ha tenido la suerte de no ser modificada, al menos de momento.

Desde que estudié nutrición de criterio naturista, no he parado de buscar y encontrar muchas otras maravillas de alimentos. Mientras tanto, nació mi hijo que ha estado el máximo de tiempo nutriéndose con el mejor de los alimentos ( la teta) y, hasta bien tarde cuando probó ese grano extraño tan maltratado, su cuerpo por inteligencia ya había desarrollado una intolerancia. Desde su primer trago su cuerpo lo rechazó creando un eczema que le causaba picor.

Mi hijo, que también es un pequeño alquimista que nos acompaña en estas experiencias, lo sabe. Él mismo llama al trigo «el pan que pica». Por eso esta triple satisfacción en compartir resultados fantásticos de lo que vamos creando en la cocina con nuevos ( aunque cada vez menos nuevos) alimentos. Desde el momento que nos ha llegado a casa una bolsa de harina de almendras @calconut_nuts ,  no hemos parado de experimentar, probar y sobretodo crear recetas con esta maravilla, que considero un súper alimento. Una súper harina muy nutritiva, sin gluten, con menos carbohidratos y más proteínas. Me costó algunos gramos en pruebas, algunos bizcochos que hemos tenido que comer a cucharadas (jijiji ), pero estoy contenta de por fin tener unas cuantas recetas con este súper alimento.